Monjas del Abba Padre

¡¡ ABBA, PADRE!!

In ¡Abba Padre! on mayo 30, 2016 at 2:33 pm

¡¡ Abba Padre!! esa es la plegaria que resonó en el corazón de Cristo,

¡¡ Abba Padre!! esa es la plegaria que resuena por el Espíritu Santo en nuestros corazones,

¡¡ Abba Padre!! esa es la plegaria que se nos confió y de la que queremos dar testimonio.

Fraternidad Monástica Abba Padre

“Como Fraternidad, estamos firmemente convencidas de que esta obra es Suya, que es puro DON del Padre, y por eso sentimos tanta gratitud. ¡Cuánto camino recorrido! ¡Cuánta vida nueva ha surgido de la Cruz!… ¡Cuántas gracias! Y ¡cuánto don! Pero también como Fraternidad, tenemos la certeza de que como todo don, debemos compartirlo y entregarlo a los hermanos; a los que están cerca y a los que están lejos; a los que “se sienten en casa” y a los que creen estar “fuera de casa”. ¡A todos! Sí, nos sentimos invitadas, cada día, a dar a conocer QUIÉN ES NUESTRO PADRE!!!!

Y  de esto hemos hecho experiencia… hemos hecho experiencia de lo que su misericordia, su bondad, su paciencia y su ternura, son capaces de hacer en el corazón humano!!! Pues vemos cómo es el Padre quien actúa, quien da su paz, quien atrae, quien se hace presencia y cercanía… Y este es el testimonio que durante todos estos años hemos llevado y guardado como una “perla” en nuestros corazones!!!! Eso es lo que podemos contar, una y otra vez a lo largo del camino, a lo largo de estos 20 años de nuestro caminar como hijas, como monjas del Abbá…

Y una monja del Abba está llamada precisamente a SER TESTIGOS DEL ABBÁ, DE SU AMOR MISERICORDIOSO; DE SU FUERZA LIBERADORA; DE SU BELLEZA FASCINANTE.

Sí, esa es nuestra misión: SER TESTIGOS DEL ABBÁ ALLÍ DONDE MUCHOS TIENEN UNA SOFOCANTE SENSACIÓN DE ORFANDAD”(Madre Hilda)

Hoy tenemos el gozo de compartir con ustedes como esta obra fue creciendo, mostrando fotos de cómo era antes y cómo esta ahora…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y con este video elevamos un canto agradecido haciendo eco

de este carisma que vivimos…

MONASTERIO ABBA PADRE

-PROLONGACIÓN FILIAL PARANÁ-

“Una voz dice < ¡proclama! >   y yo respondo < ¿qué proclamaré? >
“Dios es Padre… Padre nuestro”  (cf. Is. 40,6- Mt. 6,9)

En estos 20 años de historia de amor filial hemos ido caminando bajo el cuidado y la guía del Espíritu Santo, siendo bendecidas con el inicio de una nueva presencia de nuestro carisma en la Arquidiócesis de Paraná, Entre Ríos, la cual es una filial de nuestro Monasterio Abba Padre en Los Cocos.

Sabemos que “ llevamos un tesoro en vasijas de barro ” (2 Cor.4,7) y este tesoro es el que queremos  dar a conocer y  entregarlo sin medida a tantos hermanos nuestros, que se sienten sumergidos en una profunda orfandad y  que están sedientos de un Dios Padre, que es amor y misericordia, que va haciendo el camino con nosotros…

Así comenzó esta nueva presencia…

“Algo nuevo está naciendo…” 27 de noviembre de 2015

¡Cuánta gratitud hay en mi corazón y en el  corazón de cada una de las monjas! Dios tiene sus caminos, sus tiempos, sus modos… PERO NUNCA DEJA DE REALIZAR SU OBRA. Sí, somos la obra de sus manos, somos lo que el Padre ha querido que fuéramos: sus “hijas”, para que también desde este rincón de nuestra querida Arquidiócesis de Paraná, pudiéramos pronunciar incesantemente SU NOMBRE:   ¡ABBA! ¡ABBA NUESTRO!  (Madre Hilda)

 

<<Compartimos, Anunciamos, Celebramos, Rezamos y Adoramos…

a Dios, que es ¡¡SIEMPRE PADRE!!>>

 

Y desde ese 27 de noviembre seguimos sembrando y despertando en los corazones de niños, jóvenes, y adultos el deseo de llamar a Dios “Padre”, de hacer una profunda experiencia de nuestro ser de hijos.

Acogemos a los niños para compartir y rezar con ellos,  ayudándolos a descubrir que Jesús tiene predilección por ellos y que los llama sus amigos. Esto lo hacemos a través del encuentro con Jesús en la Palabra y en la Eucaristía, con cantos animados, generando un clima de alegría y de fiesta.

También a los jóvenes queremos acercarnos a ellos en sus diferentes realidades, en sus búsquedas, sus sueños y deseos…ayudándolos a descubrir la presencia real y cercana de Jesús y la voluntad de Dios en sus vidas.

Y con los adultos, renovando especialmente en este año santo, la experiencia de la misericordia del Padre en sus vidas y animándolos a vivir esta misma misericordia en sus realidades, familia, trabajo, vecinos y amigos.

Así juntos vamos ahondando y gustando este regalo que Dios nos hace y que va creciendo día a día.

Deseamos que todos puedan encontrar en nuestro Monasterio un lugar que los acoja, para que así juntos caminemos hacia el Padre.

 

 

PEREGRINACIÓN A LOS SANTUARIOS MARIANOS

In ¡Abba Padre! on mayo 29, 2016 at 8:01 pm

Al cumplir 20 años de Fundación hemos querido peregrinar hacia los Santuarios Marianos para consagrar nuestras vidas y nuestra “Fraternidad Monástica Abba Padre” a nuestra Madre, la Virgen María, y cada paso lo hemos querido hacer en una profunda Acción de Gracias. Para esta peregrinación hemos recibido la bendición de nuestro Padre y Pastor, Monseñor Santiago Olivera.

En estas casas de oración La Virgen María nos esperaba…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“La Virgen María,  es en medio nuestro –como lo fue para los primeros cristianos- como un cofre que encierra los recuerdos más íntimos de las palabras y de los gestos de Jesús. En el Corazón de María han resonado con intensa conmoción los gemidos del Espíritu. Ella es la hija predilecta del Padre y ella es quien engendra en nosotras la presencia del Hijo ” 

…ASÍ COMENZAMOS NUESTRA PEREGRINACIÓN…

De camino hacia el Santuario de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás, pasamos a visitar y a rezar en la capilla, donde se encuentran los restos de la beata María Crescencia Peréz y a saludar a la comunidad de las hermanas del Huerto; quienes nos recibieron con gran alegría abriéndonos las puertas de su casa y también las de su corazón.

Continuando nuestro camino llegamos al Santuario donde nos recibió el rector del mismo: Padre Carlos Peréz y allí pudimos compartir la Eucaristía, consagrando nuestras vidas, nuestra comunidad, nuestra vocación y estos  20 años de fundación a nuestra Señora del Rosario de San Nicolás.

<<María, Madre de Dios, acá estamos tus hijas…Venimos ante Ti para presentarte nuestra vida, nuestro corazón y sobre todo, el gran tesoro de nuestra vocación.

Sabemos que somos pobres, pero esto poco que tenemos, lo queremos dejar hoy ante tus pies… Venimos ante Ti, como monjas del Abba Padre, para consagrarte toda nuestra vida, para consagrarte nuestra familia monástica>>

En nuestro recorrido nos alojamos en el campo de una de nuestras hermanas en la localidad de Capitán Sarmiento. Allí su familia tenía todo preparado para que pudiéramos disfrutar de esos días que nos regalaba el Abba.

También allí nos aguardaba nuestra Madre, la Virgen del Carmen, en una pequeña y antigua Capilla  impregnada de oración y de presencia maternal. A sus pies renovamos nuestra consagración…

<<Te alabamos y damos gracias por tu ternura y compañía siempre maternal en estos 20 años de vida, te damos gracias por guiarnos y estar ahí a cada paso, como estuviste con tu Hijo en la cruz. Te damos gracias por ser nuestro modelo de mujer y de madre, de hija y de esposa, por ser modelo de fidelidad y misericordia, de obediencia y amor hasta el extremo.>>

…ASÍ CONTINUAMOS…

Luján

Seguimos nuestra peregrinación hacia la Basílica Nuestra Señora de Luján, la Casa de Nuestra Madre que acoge a tantos hijos que llegan de todas partes, en busca de la Madre que acompaña, proteje, intercede y que nos guía hacia su Hijo.

Con gran disponibilidad el Padre Gabriel, sacerdote de la Basílica, celebró la Eucaristía para nuestra fraternidad y terminada la misma, ante los pies de la Virgen de Luján hicimos nuevamente nuestra consagración.

<<María, Madre de la fe y de la escucha, mujer fiel te pedimos que nos ayudes a ser verdaderos testigos de tu Hijo en el mundo, ayudándonos a ser oasis de misericordia para tantos hermanos que sufren y confían en nuestra oración, ayúdanos a irradiar con nuestra vida la alegría de nuestra consagración, ayúdanos Madre a contagiar el gozo de sabernos hijas del Padre, para que así muchos más se sientan hijos amados de Dios.>>

Luján

También rezamos ante la tumba del siervo de Dios, el Cardenal Eduardo Pironio, pidiéndole su intercesión y bendición desde el cielo, ya que fue él quien acompañó espiritualmente y guió en el discernimiento a nuestra Madre Hilda en este camino fundacional.

Compartimos una bella anécdota… el día en que llegaba la Madre Hilda y las primeras hermanas para fundar nuestro monasterio…a la hora en que cae el sol de la tarde, y bajo una tenue llovizna llegó una carta del Cardenal Pironio. Este carta estaba esperando desde hacía ya unos días en manos de nuestros queridos vecinos…y en ella el Cardenal Pironio, les expresaba su cercanía de padre y el afecto en esta obra que se emprendía en la Iglesia, al mismo tiempo que las alentaba y bendecía.

carta de pironio

Pironio

Tumba del Cardenal Pironio

Luego de un compartir fraterno nos encaminamos a visitar a nuestros hermanos Benedictinos de la Abadía San Benito en Luján. Allí nos esperaban los monjes con mucha alegría dándonos una cálida y generosa bienvenida, junto a ellos compartimos una tarde fraterna.

…ASÍ CONCLUIMOS NUESTRA PEREGRINACIÓN…

Llegando al tramo final de esta peregrinación, visitamos a nuestra Madre, Nuestra Señora del Pilar, quien nos aguardaba y nos invitaba a confiarnos una vez más a su cuidado, pidiéndole que ella sea el “Pilar”, que nos sostenga en nuestra fe y en nuestra consagración.

En esta querida Basílica, a la cual pertenece una de nuestras hermanas, nos recibió con gran alegría el Padre Rómulo Puiggari para compartir la Eucaristía y luego un ágape fraterno junto a algunos familiares y amigos de nuestra fraternidad.

Pilar

<<María, Madre nuestra, nos postramos ante Ti con nuestro corazón abierto y sediento. Te pedimos que nos acojas en tus brazos y nos lleves hasta tu Hijo Jesús, para que Él sacie nuestra sed y juntos podamos clamar a viva voz por muchos años más: ¡¡¡Abba, Padre!!! Amén.>>

Pilar

 De allí partimos para hacer un breve recorrido por la C.A.B.A deteniéndonos en la Catedral Metropolitana Nuestra Señora del Buen Ayre.

Catedral

Allí también nos pusimos bajo la protección de San José ya que “de él aprendemos el Evangelio vivido en lo escondido, en la simpleza del trabajo de cada día hecho en presencia de Dios.  Es él un modelo donde miramos el camino de santidad que queremos recorrer”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rezando por nuestra Patria en la Rosada…

Jesucristo Señor de la historia te necesitamos…” este es el clamor de todo el pueblo argentino y nosotras como monjas quisimos unirnos a este ruego y pedido. Hemos hecho una visita a la casa Rosada para conocerla y rezar por nuestros gobernantes pidiendo, que el Espíritu Santo los ilumine, los guíe y les conceda sabiduría en el obrar y búsqueda del bien común.

 

 

  ¡¡ABBA PADRE!!

…20 AÑOS DE HISTORIA DE AMOR FILIAL…

Damos gracias a Dios por todas las personas que colaboraron antes y durante nuestra peregrinación a los distintos Santuarios Marianos. La Providencia del Padre se manifestó generosamente,  especialmente agradecemos  la ayuda que nos brindó el Hotel U.T.H.G.R.A, Norberto y Patricia,  Coqui, Horacio y a Eduardo quien fue nuestro conductor a lo largo del viaje.

 Monjas de Abba Padre

“ Y LLAMÓ A SU LADO A LOS QUE QUISO…” Mc.3,13

In ¡Abba Padre! on octubre 30, 2013 at 9:44 pm

"Y llamó a su lado a los que quiso..." 

Jesús que ora a su Padre, te lleva a su oración: le habla de toda tu vida…y de ese, tú deseo más hondo y profundo de buscar su voluntad, y de hacer vida lo que Él te pide.

En este camino, seguramente experimentarás que Jesús es el que te busca primero, el que te atrae, el único que te sondea y te conoce…  y por eso te pone en movimiento para que lo busques y puedas responder a su amor.

Como monjas acompañamos espiritualmente a quienes están queriendo descubrir la voluntad del Padre en su vida, a quienes se encuentran en un camino de discernimiento para la vida consagrada. Para esto te ofrecemos la posibilidad de escribirnos por mail o de venir a nuestro monasterio para hacer unos días de retiro y conocer más de cerca nuestra vida.

“LLEVAMOS UN TESORO

EN VASIJAS DE BARRO”

 2 Cor. 4,7

 "Llevamos un tesoro en vasijas de barro"

Este tesoro que llevamos dentro, en nuestras vasijas de barro, es la plegaria del Hijo: ¡Abba, Padre!

Como dice el apóstol San Pablo damos testimonio de que “Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios…ustedes han recibido el espíritu de hijos adoptivos que nos hace llamar a Dios, ¡Abba!, es decir, ¡Padre!” Rm7, 14-15

Somos hijos de un Padre que nos ama, de un Dios cercano, que hace el camino con nosotros, que nos perdona y regala su misericordia, que siempre está con nosotros.

¿Y CÓMO VIVIMOS ESTA CERTEZA DE QUE DIOS ES PADRE?

 

¿Y ESTE SER HIJAS EN EL HIJO?

 

“Abrazamos en el corazón de la Iglesia y del mundo la misión de mendigar, acoger y vivir la plegaria que habita desde toda la eternidad en el corazón de Cristo: ¡Abba, Padre!” Est.1,1

Contemplando a Jesús en el Evangelio vemos como su vida está profundamente marcada por la presencia del Padre. En su corazón habitó una doble sed: sed del Rostro del Padre, buscado en la soledad, y sed de revelar ese Rostro a los hermanos.

Hoy también nosotras queremos vivir como hijas en el Hijo movidas por el Espíritu que nos lleva a la soledad, a la comunión fraterna y a la acogida del hermano.

“JESÚS SE RETIRÓ A UNA MONTAÑA PARA ORAR Y PASÓ TODA LA NOCHE EN ORACIÓN CON DIOS”

Lc.6,12

 

“Jesús se retiró a una montaña para orar 

Nosotras también como monjas queremos hacer esta  experiencia…

Es el  Espíritu Santo quien  nos atrae y conduce a la soledad para estar con Jesús, para conocerlo y amarlo,  para ahondar en sus mismos sentimientos, para entrar en su misma relación amorosa con el Padre.

Y en este estar con Él, en gustar de su presencia que se hace cercana en su Palabra, en la liturgia, en la repetición de su Nombre, en la adoración y en la celebración eucarística nos enciende en el deseo de vivir vueltas al Padre.

 

“ESTOS SON MI MADRE Y MIS HERMANOS…”

MT.12,49

"estos son mi madre y mis hermanos..."

Lo que nos une y nos hace familia es vivir en la voluntad del Padre “con un solo corazón y una sola alma”.  En la fraternidad encontramos a Dios presente en el hermano, y en este vivir en fraternidad queremos dar un testimonio vivo de amor y de entrega gozosa.  Creemos que lo que cambiará al mundo es el amor; y en esto puede ayudar el testimonio de una comunidad que vive de la Palabra, se nutre de la Eucaristía y testifica su servicio en la Caridad.

Y es en la sencillez de cada día, en el trabajo, en la oración, en el compartir, en la alegría… donde el Espíritu nos une para que podamos decir “Padre Nuestro”.

“YO ANUNCIARÉ TU NOMBRE A MIS HERMANOS”

                                                    Sal. 22,23

"Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos” 

Como Jesús queremos  anunciar y revelar a todos, quién es el Padre y cómo es su Reino; para que el hombre crea, y creyendo, tenga Vida eterna… Nuestra  misión más profunda es ser epifanía del amor de Dios y desde la oración evangelizar con la vida, acogiendo a  todos los hermanos que llegan a nuestro monasterio, despertando en ellos la nostalgia de un Dios que es Padre y encendiendo el deseo de vivir como hijos.

Así queremos configurarnos con Jesús, el Buen Pastor, que sale a buscarnos y cargándonos sobre sus hombros nos vuelve hacia el Corazón del Abba.

“HE AQUÍ A TU MADRE”

Jn.19, 27"He aquí a tu Madre"

Así como Jesús estuvo siempre unido y acompañado por su Madre, así también, Él quiere que la recibamos y acojamos en nuestro corazón. Porque es Ella la hija predilecta del Padre, es Ella la que engendra en nosotras la presencia del Hijo y nos enseña junto con San José a vivir bajo la sola mirada del Padre, el Evangelio de lo secreto, el que ellos vivían junto a Jesús en Nazaret.