Monjas del Abba Padre

PROFESIÓN MONÁSTICA PERPETUA

In ¡Abba Padre! on agosto 25, 2012 at 2:18 pm

“Mi alma canta la grandeza del Señor”

“Hágase en mi según tu palabra”

Padre, yo les he dado a conocer tu Nombre

 se lo seguiré dando a conocer,

para que el amor con que tú me has amado

esté en ellos y yo en ellos.”

(Jn. 17,28)

Las monjas del Monasterio Abba, Padre con gran alegría los invitamos a la celebración Eucarística

en la que hará su Profesión Monástica Perpetua nuestra hermana

María Betsabé, hija de la Luz

Laguna Gomez

La ceremonia será presidida

 por nuestro Padre y Pastor Monseñor Santiago Olivera

el día 8 de Septiembre

“Natividad de la Santisíma Virgen María”

a las 11 hs en nuestro Monasterio.

Año del Señor 2012

——–

Después de la Celebración Eucarísticacompartiremos un ágape fraterno

a la canasta.

Los esperamos.

 

Acacias s/n – Los Cocos – Cordoba

E-mail: monasterioabba@yahoo.com.ar

www.monjasabbapadre.wordpress.com

_________________________________________________________________

 “BAJO TU MIRADA DURANTE TODA NUESTRA VIDA”

Lc. 1,75

Desde el seno de nuestra madre vivimos bajo una Mirada.  Mirada que nos custodia, que nos sostiene, que nos va haciendo crecer… y porque esta Mirada nos ama primero, nos regala la vida.

Y con el paso del tiempo descubrimos que esta Mirada primera permanece sobre nuestra pequeñez, vela sobre nosotros, cuidándonos como a la “niña de sus ojos” (Cf. Det. 32,10.) Y en el deseo vivo del corazón de encontrarnos con esta primera Mirada vamos buscando saciar esta sed en diferentes miradas….unas que nos dan vida, que nos alimentan, que nos edifican, que nos sostienen, que son reflejo de la mirada de Dios; otras que nos atan, que nos van quitando la libertad, que nos achican el horizonte, que nos limitan en el amor…

Sin embargo, como el árbol que extiende sus raíces buscando el agua en lo profundo, así nuestros ojos no cesan de buscar aquella única Mirada que es capaz de colmar las ansias que alberga nuestro corazón.

Pero antes de que nuestros pasos se cansen por tanto andar, Dios sale a nuestro encuentro y nos irrumpe con la luz de su mirada. Es allí cuando nos detenemos…y nos dejamos abrazar por esta mirada tan deseada. Mirada que solo sabe amar. Y nos reconocemos, entonces, valiosos a los ojos del Padre. Percibimos que esta mirada es nueva, que no se asemeja a la de los hombres, porque éstos miran las apariencias mientras Dios mira el corazón (Cf. 1 S. 16,7b)

Por eso, a partir de aquel momento, todo lo que vivimos cobra un nuevo sentido porque es la mirada de Dios la que nos da este sentido nuevo, porque ni siquiera lo más pequeño se escapa a su mirada, porque todo vale ante sus ojos…una palabra dicha en un momento oportuno, un silencio guardado por amor, una entrega en lo escondido, un gesto de perdón y una mirada de misericordia, una espera paciente, una nueva oportunidad…

Y como tenemos la certeza de su Mirada sea que haya oscuridad o claridad, tempestad o calma, inquietud o serenidad, vacilación o confianza…

¡¡¡ No tememos !!! Porque es ella la que nos alumbra a cada paso.

“Tú Padre, que ves en lo secreto,

regálanos vivir bajo tu mirada durante toda nuestra vida…”

                                                                             LAS MONJAS DEL ABBÁ

_________________________________________________

Algunos enlaces al interior de la página

Nuestra Capilla en construcción

Soledad

Fraternidad

Acogida del hermano

Nuestra vida

Regla y estatutos

Vocaciones

Galeria de imagenes

Intenciones

Custodias Eucarísticas

Artesanías Religiosas

Tejidos artesanales 

Nevada en el Monasterio de Los Cocos

Anuncios