Monjas del Abba Padre

RETIRO KAIROS

In ¡Abba Padre! on febrero 23, 2018 at 5:46 pm

TE ESPERAMOS A NUESTROS RETIROS

 

                                                                  ………………………………………………………………………………………..

22 AÑOS DE AMOR FILIAL

 

“¡Miren cómo nos ama el Padre!”: 22 años de amor filial!

 

Queridos hermanos:

Hoy nos acercamos a ustedes a través de este medio para celebrar juntos estos 22 años de Fundación de nuestra Fraternidad Monástica.

¡¡22 años de Bendición y de Historia de Amor Filial!! ¡¡ 22 años de entrega de nuestras vidas bajo la sola mirada del Padre, fecundando secretamente la historia!!

 

Esperamos que a través de lo compartido podamos llegar a sus vidas, a sus trabajos, a sus familias, a sus amigos, y sobre todo a sus corazones…Y así juntos demos gracias al Padre  por este carisma recibido, por su obra de amor en nuestras vidas y por este “brote” que ha plantado para Gloria suya (Cfr. Is. 60,21 )

Hay una verdad que nos une y una vocación que nos hermana: “ser hijos” de un mismo Padre, y de este Padre queremos hablar.

En primer lugar queremos compartirles algunas reflexiones que nuestra Madre Hilda María Magdalena Hergenreder nos ha hecho en algunos momentos en estos 22 años de Fundación:


“Desearía que todos descubran a Dios como: “¡¡ABBA!!”; “¡¡PADRE!!”

En este ir de camino con Jesús, la certeza que una y otra vez ha brotado de nuestros corazones es: “Tú eres Padre, tú eres nuestro Abbá”. ¡Si!, una y otra vez, a lo largo de estos años de fundación, ante las cosas que nos han ido pasando, como fraternidad y en lo personal, ha brotado del corazón esta afirmación: Dios es Padre, es Abbá. Ha sido Abbá al cuidarnos; ha sido Abbá al guiarnos; ha sido Abbá al ir enviando más hijas; ha sido Abbá, para tantos hermanos laicos que se fueron acercando al Monasterio sintiéndose HIJOS y queriendo vivir este maravilloso carisma desde su vocación laical, llamándose “ HIJOS DEL ABBÁ “. Y ha sido Abbá al ir transformando este lugar en la Casa del Padre.

Este es el testimonio que tenemos para compartirles. Y esta es la respuesta que también Dios espera del corazón de cada uno de ustedes. En el camino de la vida, cada uno de nosotros está llamado a responderle a Dios aquella pregunta que Jesús les hizo a sus discípulos estando de camino. Una pregunta que hace que una vida cambie:

“¿Quién soy para vos?”…

  Si la respuesta es: “Sos mi Padre”, esa vida cambiará para siempre. Porque cuando descubrimos que Dios es un Padre cuyo amor se nos regala cada mañana, la vida nos cambia, aun cuando los problemas continúen…

 

 

Con la certeza de experimentar a Dios como Padre, hemos descubierto que cada uno de los acontecimientos de nuestra historia no ha sido en vano, ni han sido casuales. Más aún, hemos descubierto que todo lo que hemos vivido y caminado, ha sido permitido y acompañado por Alguien que nos ama y que siempre desea nuestro bien.

En el camino, Dios ha ido enseñándonos una y otra vez la respuesta a la pregunta: ¿Quién soy yo?… Eres un Padre. Ya lo decía el profeta Isaías: “Y será su Nombre “SIEMPRE PADRE”. Esta es la palabra que tengo para compartirles de todos estos años de vida consagrada caminando junto a él: él ha sido ¡¡ siempre PADRE ¡!.

Cuando oren, había dicho Jesús, digan “Padre”. Los años han ido pasando y esa verdad se ha grabado cada vez con más fuerza en los corazones. Hombres y mujeres han ido pasando por nuestro monasterio… han peregrinado hasta aquí, han llegado de las más diversas maneras, tal vez, sin saber que alguien los esperaba para hacerles una pregunta en el camino, a lo más hondo del corazón:“¿quién decís que soy?”…

Han llegado sintiéndose huérfanos y se han ido sabiéndose hijos. Un Padre los ha aguardado aquí para ser reconocido, descubierto, para revelarles su propia identidad: ustedes son mis hijos. De alguna manera, la pregunta que Jesús hace, trae incluida otra: ¿quién sos vos para mí? Y el responde UN HIJO.

Quisiera citar unas palabras que el Papa Francisco dijo en una homilía:

“Podés hacer mil cursos de catequesis, mil cursos de espiritualidad, mil Cursos de yoga, zen y todas estas cosas. Pero todo esto nunca será capaz de darte la libertad de hijo. Solo el Espíritu Santo es el que mueve tu corazón para decir <PADRE>”

A todos ustedes les agradezco en nombre de la fraternidad:

A todos los que nos acompañaron y lo siguen haciendo…

A nuestras queridas familias…

A los que rezan y ofrecen sus dolores por nosotras…

A los que nos ayudan económicamente…

Y a los que nos quieren conocer más de cerca, les doy la bienvenida y les digo:¡¡¡¡ VENGAN !!! ¡¡¡¡ EL PADRE LOS ESPERA !!!!

“Y la prueba de que ustedes son hijos, es que

 Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo: ¡Abba! Es decir ¡Padre!” Gal.4,6

Por eso en un mundo donde muchas veces el hombre ha perdido su identidad, el sentido de su vida, donde se siente huérfano…queremos con nuestras vidas proclamar a un Dios que es Padre, que nos ama, que hace el camino con nosotros…porque este es el Dios que Jesús nos vino a revelar, un Dios ¡Abba!

Escuchamos en la palabra: “Yo seré para él un Padre y él será para mí un hijo”(Cro. 17,13) muchos son los hermanos que llegan a nuestros monasterios y sienten resonar en lo profundo de sus corazones esta palabra ¡¡Yo soy tu Padre!! y desde nuestro Monasterio Abba Padre en Los Cocos y desde nuestro Monasterio Filial en Paraná queremos invitarlos a recordar esta certeza que nos habita.

 

¿Y por qué necesitamos de su ayuda?

Como  monjas, nos sostenemos económicamente a partir de nuestro trabajo, que consiste en la venta de artesanías sagradas, de tejidos, de un cultivo de cactus, entre otras cosas; además tenemos una huerta para consumo de la comunidad. No tenemos un ingreso fijo por mes, este varía de acuerdo a las ventas…por eso es tan importante para nosotras  recibir ayuda  económica para llevar adelante esta obra que quiere ser TOTALMENTE DE DIOS.

 

Desde ya le agradecemos su pequeño “granito de arena” que pueda darnos, para nosotras es mucho!!! y se lo retribuimos con nuestra oración y vidas entregadas bajo la sola mirada del Padre.

 

Fraternidad Monástica Abba Padre

Número: 3161154584

CBU: 01103166-40031611545844

Caja de ahorro especial del Banco de la Nación Argentina.

Sucursal La Cumbre. (2143)

CUIT:30-70784313-2

 

 

Monasterio Abba Padre                                                                         Monasterio Abba Padre

   Diócesis de Cruz del Eje                                                        Filial -Diócesis de Cruz del Eje

       Los Cocos – Córdoba                                                                                   Paraná-Entre Ríos

Anuncios