Monjas del Abba Padre

Carisma y espíritu

“…Abrazamos en el corazón de la Iglesia y del mundo, la misión de mendigar, acoger y vivir la plegaria que habita desde toda la eternidad en el corazón de Cristo: “¡Abbá, Padre!”. Es Él mismo, como Hijo del Padre, quien pronuncia de nuevo -por su Espíritu- en nuestras pobres vidas la palabra que dirigía al Padre durante toda su vida terrena.”

Estatutos.

¡Abba!

Es en el misterio de la Trinidad donde tenemos que leer el Misterio del Abbá, Padre. Nuestro carisma tiene su origen en ese INEFABLE DIÁLOGO TRINITARIO: del Padre y del Hijo en el Misterio del Amor. El Hijo vive en la tierra lo que vive en el cielo: una perpetua relación con su Padre.

Queremos vivir con radicalidad y simpleza la vida evangélica, las exigencias de nuestro Bautismo, nuestra propia Pascua, caminando como hijas en el Hijo. Por eso,  abrazamos el estilo de vida pobre, casto y obediente que el Hijo eligió para sí. (Estatutos)

Y contemplando a Jesús en el Evangelio, vemos cómo Su vida está profundamente marcada por la presencia del Padre. En Su corazón habitó una doble sed: sed del Rostro del Padre, buscado en la soledad y, sed de revelar ese Rostro a los hermanos.

Las palabras que nuestro Señor y Maestro eligió para hacerlas plegaria ¡Abbá, Padre!- modo con el cual los pequeños judíos se dirigían a sus padres- marcan el espíritu con el que debe ser vivida nuestra oración y nuestro carisma: en actitud filial, en intimidad, en  confianza, en simplicidad, en la serena alegría de quien se abandona en las manos del Padre.

Hoy también nosotras nos sabemos llamadas a vivir como hijas en el Hijo: en la soledad, la comunión fraterna y la acogida del hermano.

————————————————————————–

Soledad

Fraternidad

Acogida del hermano

Nuestra vida 

Aniversario

———————————————————————————-

monasterioabba@yahoo.com.ar


Anuncios