Monjas del Abba Padre

Regla y Estatutos

¿Cuál es nuestra Regla?


La Regla de vida de una monja del Abba Padre es EVANGÉLICA.

Nos apoyamos en el Evangelio y en la Tradición monástica, en la certeza de que “la tradición nunca es mera nostalgia de cosas, o añoranza de privilegios perdidos, sino la memoria viva de la Esposa conservada eternamente joven por el amor que habita en ella”(OL 8)  pero la volcamos en un recipiente distinto: la volcamos en un RECIPIENTE NUEVO.

Para la monja del Abbá, Padre, encontrar a Cristo, es encontrarlo en oración. Nos tenemos que sentir fascinadas por este Maestro que clama día y noche: “Abbá, Padre”.

¿Cómo, cuándo, dónde?…Eso lo vemos en el Evangelio, siguiendo las huellas de Jesús…

La vida monástica no se inventa, “se recibe”. Y por eso hemos puesto los ojos en los primeros monjes.

Nos inpiramos en las Lauras palestinenses: vivían en torno a un padre y se reunían una vez por semana para compartir y después volvían a su celda. O sea: las fuentes mismas son las lauras.

ESTATUTOS

Las monjas de esta Fraternidad queremos abrazar con radicalidad y simpleza la vida evangélica, perteneciendo a una comunidad estable, cumpliendo con amor nuestros estatutos y obedeciendo a una Priora en la certeza de abandonarnos en las manos de Dios.

Nuestros estatutos nos expresan y concretan la manera de vivir el Evangelio según nuestro carisma.

Es el amor con que los vivamos lo que les dará sentido y plenitud.

Este es el desafío de las monjas del Monasterio Abbá, Padre: cumplir los estatutos desde un amor al Señor, nuestro Dios, y a los hermanos con todo el corazón, así viviremos la Ley en su plenitud y seremos santas y causa de santificación para la Iglesia.

monasterioabba@yahoo.com.ar

Anuncios