Monjas del Abba Padre

Historia

“Si conocieras al Padre…”

“…Mirando hacia los comienzos de mi búsqueda, volviendo el corazón a más de 30 años atrás, durante el  acompañamiento espiritual con el Cardenal Eduardo Pironio, descubro que siempre ha habido una constante que ha marcado fuertemente mi vida: “ EL ROSTRO DEL PADRE”. Siempre fue muy elocuente la búsqueda del Padre.

Y descubrí con mucha hondura que “hacia el corazón del Padre”, ha querido conducirme el Espíritu desde el principio. Desde que descubrí al Padre, BUSCAR SU ROSTRO HA SIDO EL ANHELO MÁS PROFUNDO DE MI CORAZÓN”.

“Vemos en el Evangelio que “Jesús orando” es el Jesús de cara al Padre.

Si bien toda su vida está de cara a Dios, sin embargo: Jesús en oración es un hombre sediento del rostro de Dios- sediento del rostro del Padre.” “¿Cuál fue la misión fundamental de Jesús?: Jesús vino a revelarnos al Padre: por esto rezaba y por esto salía de su oración para encontrarse con sus hermanos.

Esta es la misión que indignamente, sentimos que hemos recibido del Espíritu: mostrarles a nuestros hermanos el rostro del Padre. Y ese rostro se nos revela fundamentalmente en la oración. Enseñarles a nuestros hermanos con toda humildad, el camino de la oración como camino de encuentro con el Padre. Creemos que este mundo, que hoy se siente huérfano está sediento más que nunca de este rostro.”

(Madre Hilda)

Ingresando al monasterio

Al principio del año del Señor 1996, el Espíritu Santo derramó en el corazón de la Madre Hilda María Magdalena Hergenreder el deseo de la fundación de una nueva fraternidad monástica. La Fuerza del amor del Padre iba modelando este nuevo carisma y derramandolo en su corazón, como en una vasija de barro, hasta llegar a la fundación.

Así, con la apertura y la bendición de Monseñor Omar Félix Colomé, entonces Obispo de la diócesis de Cruz del Eje, Córdoba, comenzamos la fundación del Monasterio en Villa Betharram, sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús “Bayoneses” fundados por San Miguel  Garicoïts, que con tanta generosidad y sentido de Iglesia y  además con el amor de hermanos que los ha caracterizado desde el comienzo hasta ahora , nos han cedido el lugar para poder hacer vida este hermoso carisma que el Espíritu ha querido regalarnos para el bien de toda su Iglesia,  en la localidad de Los Cocos, sierras de Córdoba, República Argentina.

El 1º de Octubre del Año Santo Jubilar 2000  fuimos aprobadas como Asociación privada de fieles, así nuestra Madre Iglesia nos recibía en su seno, luego seguimos caminando como Fraternidad y  nuestro Abbá volvió a bendecir su obra  recibiéndonos como Asociación pública de fieles. A lo largo de estos años hemos hecho experiencia  de que Dios ha sido con nosotras SIEMPRE PADRE, de que su amor nos sostiene y de que su mano no se ha apartado nunca de nosotras, ha sido Columna de Fuego y   Nube luminosa que  nos cubre con la sombra de su amor. Y como una confirmación más de la obra del Padre en nuestra Fraternidad  el día 25 de marzo del año del Señor 2008 nuestra Madre Iglesia, dada la licencia de la Santa Sede Apostólica,  nos erigió como:

Monasterio “Sui Iuris” (Autónomo) de Derecho Diocesano.

Damos gracias a Dios Padre por el don inefable de su Espíritu, que inmerecidamente se ha derramado en nuestras vidas llamándonos a la Fundación de esta nueva Fraternidad en la Iglesia y para la Iglesia.

Con motivo de la Aprobación Sui Iuris

 

En la Plaza de San Pedro

 ————————————————————————–

Reflexiones

Galería de imágenes

 ————————————————————————–

monasterioabba@yahoo.com.ar

Anuncios